96 151 00 02 · 670 611 207
E-mail: info@fevafa.org

Síntomas comunes

Estreñimento

En algún momento la persona demente puede sufrir estreñimiento. Esto puede causar dolor, perdida de apetito e incontinencia (como resultado de la presión/bloqueo). Si embargo, la persona podría no saber explicar qué va mal o no saber el problema.

Además, no es una buena idea usar con frecuencia laxantes con personas dementes. Hay 3 razones principales por esto. Primero, las personas dementes pueden encontrar la situación embarazosa o indigna. Segundo, puede tener dificultad al entender lo que se les pregunta o el explicarles a ellos, tercero, hay riesgo de desagradables efectos secundarios. Cuando los laxantes se usan con demasiada frecuencia, pueden causar dolores de estómago, pérdida de apetito y en algunos casos, agravar el problema. Es necesario que mires los síntomas de estreñimiento, aunque la mejor manera para tratar con el problema es intentar prevenirlo.

Problemas dentales

Como resultado de la pérdida de memoria, las personas dementes olvidan limpiar sus dientes o la dentadura. Alternativamente, ellos pueden tener dificultades en manipular el cepillo y la pasta, quitarse la dentadura o en recordar el orden en que normalmente hacían las cosas. Esto podría dar vergüenza del mismo modo que llevan a algunas personas a pretender que ya han hecho todo, cuando de hecho no lo han hecho. Al mismo tiempo esto podría llevar a otros problemas dentales como dolor de encías, cavidades dolorosas o dentadura mal colocada. Esto puede causar que hablen menos y perder el interés por la comida. Además, algunas personas dementes pueden no estar al corriente del problema o no poder explicarlo. Por esta razón, es importante que tomes la responsabilidad de la higiene dental.

Visión

La persona demente puede sufrir de cataratas o doble visión. Tu puedes notar que ellos chocan contra las cosas o tienen dificultad calculando la altura de las sillas o escaleras. Puede ser porque no pueden distinguir los bordes de los muebles, ver obstáculos en el camin o calcular la profundidad. También pueden encontrar dificultad en distinguir un objeto de otro cuando el color es muy parecido.

Las personas dementes a veces a veces tienen problemas visuales aunque tengan su vista intacta. Por ej. dificultad para cambiar la dirección de la mirada. Hacia problemas complicados, muchas personas dementes sufren "agnosia". Esto significa que sus ojos ven correctamente, pero el cerebro no interpreta correctamente la información recibida. (por favor ver capítulo para reconocer personas y objetos)

Los problemas con la vista pueden crear problemas adicionales para la persona demente que podrían no entender lo que pasa o volverse confusos o con temos. Sin embargo, la ayuda apropiada y unos pocas precauciones podrían reducir el riesgo de accidentes y permitir a la persona demente un cierto grado de independencia. 

Ataques

Un ataque es causado por un estallido de la actividad eléctrica de las celulas del cerebro. No es lo mismo que u ataque epiléptico ni empiece de otro desorden. Es meramente consecuencia de la demencia. Aunque es estresante de ver, y una vez que lo has descubierto es raramente peligroso y no es un sueño de locura. Algunos ataques son más dramáticos que otros. Pueden consistir en un movimiento repetitivo de una mano o brazo, o volver a la persona rígida chirriando sus dientes, sacudidas o temporalmente dejar de respirar. Cuando pase esto, puede no saber que hacer mejor. Muchas personas lo temen. Sin embargo, una vez que sabes lo que es y cómo puedes ayudar, sentirás mayor control sobre la situación y menor complicación.

Audición

Las personas con demencia tienden a tener dificultades al hablar, y entender a la gente. Esto puede a veces resultar que el problema de audición vaya ser indetectable.

Usted podría estar bajo la impresión de que la pe4sna con demencia no ha entendido lo que has dicho, cuando ellos simplemente no le han oido. Si la persona está también evitando el problema ellos podrían pensar que la gente está susurrando intencionalmente.

Una vez que usted se da cuenta de cual es el problema, debería de tomar las medidas necesarias para evitar el problema de que la persona afectada empieza a sentirse frustrada, confusa, receloso y quizás hasta excluirse de las conversaciones.

Incontinencia

La persona demente podría sufrir incontinencia urinaria (mojarse) en algunos puntos: incontinencia fecal (macharse) sucede ocasionalmente, pero tiende a ser más común en otras fases de la enfermedad. Para la persona demente, algún tipo de incontinencia puede ser extremadamente angustiosa. Ellos pueden sentirse avergonzados y humillados. Usted podría también encontrar dificultad de encargarse de ello. Usted puede sentirse disgustado o avergonzado, y desear como podría enfrentarse a ello. Pero es importante darse cuenta de que la incontinencia no es siempre debido únicamente a causas físicas. Pueden ser causadas por otros problemas como pérdida de memoria, desorientación, problemas de comunicación o asociados a algún problema médico. Normalmente, poniendo atención especial a la persona con demencia y cambiando ciertas características de su casa, usted puede reducir el número de accidentes y/o limitar desagradables consecuencias.

Movimientos espasmódicos

De vez en cuando , la gente con demencia sufre movimientos involuntarios de los brazos, las piernas o del cuerpo. No son como espasmos, pero no son movimientos repetitivos, pero justamente afecta al movimiento de un brazo o una pierna. Sería cuando alguien de repente suelta un brazo a un lado sin razón aparente. El único problema real aparece si alguien sale herido, alguna persona presente o los mismos que padecen la demencia. Por lo tanto usted no debe preocuparse por lo que está pasando , pero simplemente tranquilice a la persona e intente prevenirlos para que no se hagan ningún daño o lastimen a otros.

Pérdida de movilidad

Ser capaz de hacerles mover libremente, proporciona a la persona con demencia la oportunidad de ejercitarse, es apropiado y conserva un grado de independencia. Caminar e improvisar otras formas de movimiento ayuda a la circulación y fomenta el sentimiento de bienestar. El ejercicio puede también ayudar a prevenir la rigidez de las articulaciones, el deterioro de los músculos y el ablandamiento de los huesos. Tú puedes encontrar que la persona con demencia no parece interesarle el movimiento y aún cuando tú le sugieres hacer algo , ellos tienen dificultad que quieres decir. Ellos podrían también tener problemas físicos que obstaculicen el movimiento. Sin embargo, con la perseverancia y el ánimo, tú puedes ser capaz de mantenerles activos y más independientes. Tú puedes también hacer menos esfuerzo físico y menos cansado a nivel emocional.

Pérdida de coordinación y habilidades manuales

Podrás notar como puede ser difícil para la persona demente apretar un botón, encender la luz o coger algo. Ellos podrían incluso tener dificultad al andar. Este problema es a veces referido a la "apraxia". Tales problemas como la coordinación o manipulación tienen repercusiones en la vida diaria, causando dificultades al vestirse y lavarse. En ciertos casos, la persona demente pierde completamente la habilidad de permanecer caminando, aún si no hay problemas físicos. Esto es porque, aunque no hay nada fallos en sus brazos, manos y piernas, el cerebro no trasmite los apropiados mensajes a los miembros. A veces es difícil saber si este es el problema o si es debido a la perdida de memoria o confusión. Aún si tu no estas seguro de la causa del problema, tu puedes aún ofrecer ayuda o la posibilidad de prevenir el problema que ocurre.

Heridas por presión (Heridas de cama)

Una marca roja en la piel de una persona si no desaparece en unas cuantas horas, bien pudiera ser una herida de presión. Normalmente llamadas llagas de cama es un área de la piel que ha sido dañada a causa de la presión o fricción. La gente con demencia corre el riesgo de tenerlas si permanecen en una cama o sentados en una silla durante largo periodos de tiempo sin moverse. Las llagas aparecen en cualquier parte del cuerpo que toma contacto con la cama o silla. De todos modos es posible tratarlas, y esto puede ser penoso y desagradable para la persona demente. Por esta razón es importante tratar de prevenirles cuando están ocurriendo.